¿CÓMO FUNCIONA LA PRUEBA DE VIH?

Una vez que el VIH ha ingresado al organismo, el sistema de defensas comienza a producir anticuerpos en la sangre, por lo tanto, las pruebas más comunes, detectan los anticuerpos para el VIH en una muestra de sangre, que puede ser tomada por una punción dactilar (del dedo) o directamente extraído de la vena. El resultado que puedes obtener de una prueba es: No reactivo: significa que en este momento no se encontraron anticuerpos del VIH en la sangre. Reactivo: indica la presencia de anticuerpos del VIH en la sangre. Indeterminado: El resultado no está claro y se requiere de pruebas más específicas. Si tienes una vida sexual activa, es importante que te realices la prueba de VIH periódicamente. Recuerda que ante un resultado reactivo o indeterminado es necesario e indispensable concluir el proceso de confirmar con otras pruebas.